La ciudad de Tarifa es una de las más antiguas de occidente. Su situación en la encrucijada de dos mares y dos continentes la ha convertido en enclave de asentamientos humanos desde el paleolítico. Particularmente visible es la huella de árabes y romanos tanto en nuestra arquitectura como en nuestro urbanismo, tradiciones o gastronomía.

Arte sureño - Foto Lothar Bergman

Arte sureño – Foto de Lothar Bergmann

Los numerosos y excepcionales yacimientos prehistóricos, entre los que destacan la Necrópolis de los Algarbes y los abundantes abrigos decorados con pinturas rupestres, dan muestra de la riqueza histórica de la ciudad.

Baelo Claudia - foto de Anual

Ruinas de Baelo Claudia – Foto de Anual

Las ruinas de Baelo Claudia atestiguan su importancia en las rutas comerciales del Mediterráneo, a través del cual viajaba el valioso Garum, condimento muy apreciado en la Roma imperial.

De nuestro pasado medieval datan los monumentos más visitados de la ciudad, el Castillo de Guzmán y la zona amurallada, así como el trazado árabe de las calles del centro. Recientemente la Junta de Andalucía ha reconocido el valor excepcional de nuestro legado declarando Conjunto Histórico a toda la zona de intramuros.

Parque Natural de Los Alcornocales

Parque de Los Alcornocales – Foto de Montuno en Flickr

Pero Tarifa no es sólo su patrimonio histórico, sino que ha sabido conservar sus tesoros naturales, paisajísticos y biológicos. No en vano podemos presumir de la existencia de dos Parques Naturales en la localidad: el Parque de los Alcornocales, último bosque mediterráneo europeo, y el Parque Litoral del Estrecho, que reconoce y protege no sólo los valores paisajísticos de la zona costera sino especialmente la riqueza y conservación de los fondos marinos que convierten el Estrecho en un spot de buceo espectacular.

Buceo, avistamiento de cetáceos y de aves migratorias, windsurf, kitesurf… las características geográficas, naturales y climatológicas del Estrecho proporcionan unas condiciones inmejorables para la práctica de deportes acuáticos y actividades en la naturaleza.

Kite - Foto de Antonio en Flickr

Kite – Foto de Montuno en Flickr

De hecho Tarifa es conocida internacionalmente como lugar de peregrinación de los aficionados al windsurf y al kitesurf de toda Europa, donde disfrutan de un poderoso régimen de vientos y larguísimas playas.

Por todo ello no resulta extraño que en los últimos años la localidad se haya convertido en un destino turístico muy apreciado por todo tipo de visitantes, desde jóvenes deportistas a tranquilos amantes de la naturaleza, desde aficionados a la forma de vida, la cultura y la gastronomía del sur mestizo a quienes simplemente buscan relajarse en algún rincón de nuestros casi cuarenta kilómetros lineales de costa.